• UVR escritores fantasma

5 principios del storytelling para tu autobiografía

El storytelling se ha convertido en una de las estrategias de marketing preferidas cuando se busca generar conexiones significativas y emocionales entre las marcas y sus consumidores.


Con ella las marcas le han apostado a que las personas compren un producto teniendo en cuenta las historias que este puede contar más que por su mera utilidad, esto debido a que las necesidades del mercado son cambiantes mientras que la confianza, la fidelidad y el compromiso entre un comprador y los valores que las historias de una marca proyectan es algo que se puede construir y mantener con el tiempo.


Y es que el storyrtelling se trata precisamente de eso, construir historias que empaticen con las necesidades, los intereses y los valores de un grupo de personas que luego se convertirán en clientes y aliados.


En este punto puede que te estés preguntado qué tiene que ver el storytelling con una autobiografía. Lo cierto es que estos dos ejercicios narrativos acuden a la que podría denominarse tradición de contar historias, que a lo largo ddel tiempo se ha utilizado para enseñar o demostrar la eficiencia de una práctica mediante personajes y contextos comunes y cotidianos. Por lo tanto, dada la cualidad de enseñanza o moraleja que puede encontrarse tanto en el storytelling como en las autobiografías, no sorprende que estas acudan a la clásica, pero siempre útil, estructura de inicio, nudo (conflicto) y desenlace (por lo general positivo).


La elección de esta regla básica de la narración de historias como estrategia obedece sin duda a que el tiempo y la experiencia han demostrado que aprendemos y recordamos conceptos o metodologías de manera más efectiva y duradera mediante historias, cadenas de eventos, acciones concretas, desafíos estimulantes, personajes entrañables; aun más que mediante la memorización de pasos o terminologías académicas.


Lograr esto parece simple, pero conseguir que realmente se dé un aprendizaje mediante una comunicación efectiva y emocional es el verdadero reto.


Ahora bien, más allá de realizar una comparación o una generalización de los elementos que están en juego en el storytelling y en las autobiografías, la relación que pretendemos establecer entre estos dos recursos narrativos es la de la especialización, lo que no es otra cosa que identificar características del storytelling que aplicadas a la autobiografía permitan mejorar la calidad y el impacto del mensaje que deseas transmitir.


Así las cosas, luego de investigar y encontrar elementos de interés en lo que los expertos de marketing denominan el arte de dar sentido, hemos extraído algunos principios del storytelling que puedes aplicar durante la escritura y la construcción de tu autobiografía para hacerla interesante y emotiva. ¡Vamos allá!



“El storytelling es la herramienta más poderosa que tenemos para combatir el ruido, porque organiza la información para que la gente se sienta atraída a escuchar”. Donald Miller, director ejecutivo de StoryBrand.

gif


1. El lector es el verdadero protagonista


Esto puede parecer un tanto paradójico, ¿si es tu autobiografía, acaso lo obvio no sería pensar que el protagonista eres tú? Evidentemente sí, pero para los expertos en ventas resulta más interesante situar al público objetivo, en tu caso al lector, como el principal protagonista; esto debido a que cuando un narrador se interesa por la audiencia más que por parecer interesante, el mensaje y la experiencia comunicativa resulta más llamativa y atrayente (Guber, 2011).


Ya habíamos mencionado en otro artículo la importancia de narrar utilizando nosotros en vez de yo (este es el secreto para escribir una autobiografía exitosa y que inspire a otros), pero en el storytelling la cosa va más allá de un cambio de pronombres, pues el primer paso es definir con quién deseamos que nuestra historia conecte, identificar cuáles son sus problemas o sus necesidades para así construir una historia que sitúe a ese grupo de personas como posibles actores en la resolución y el logro de sus objetivos. Lo importante es que el lector identifique en tu relato sus propios problemas y que en tu historia encuentre un posible camino.


Tú ya lograste sortear una situación compleja, tienes la experiencia de primera mano, ahora el nuevo esfuerzo está en narrar la historia que te hubiese gustado escuchar en ese momento en el que más lo necesitabas. Más que enaltecer y enumerar tus logros, es vital y de mayor utilidad, entonces, encontrar y transmitir las situaciones con las que te hubieras identificado y las palabras que te hubieran reconfortado y ayudado.


2. Ideas y valores importantes


Antes de empezar a escribir no solo es necesario establecer tu público objetivo, también es importante definir qué ideales y valores caracterizarán a tu historia. Y es que luego de haber hecho un serio análisis de las necesidades de tus lectores sí es hora de pensar en qué es lo que te hace especial, hacer un riguroso autoexamen que te permita encontrar cuáles son esos principios que para ti son importantes, que conoces y que crees que representas. En otras palabras, es importante responder a la pregunta sobre qué es concretamente eso valiosos que deseas transmitir a otros.


Esto es relevante puesto que las personas no solo se identifican con situaciones o problemas comunes, también lo hacen, y de manera más profunda, con posturas, compromisos y estilos de vida. Lo que para ti es importante lo puede ser para muchos otros, sistemas de creencias, posturas críticas, compromisos afectivos, productivos o medioambientales son ejemplos de esas ideas o valores que tu historia puede buscar representar.


Así como para las marcas es importante mostrarse ahora comprometidas con temas como la diversidad y el cambio climático, también puede funcionar para tu historia encontrar una causa o un valor que defiendas o que te interese y contribuir desde tu experiencia al fomento o al crecimiento de este.


Lo fundamental es hallar un propósito y un valor en tus experiencias que sea comunicable. Si estás convencido de que lo que dices es importante y valioso, podrás posteriormente encontrar los argumentos y las situaciones que te permitan a demostrarlo a los otros.


 “La gente no compra lo que haces, compra el porqué lo haces”. Simon Sinek.

3. Mensajes claros


El objetivo es lograr transmitir una idea, solo una. Sin duda hay muchas enseñanzas o valores valiosos que puedes rescatar de tus experiencias de vida, pero al momento de escribir una autobiografía el objetivo al que se encaminen todas las acciones o sucesos debe ser solo uno, o uno un que integre a varios. Emprender, superar una crisis, escribir un libro, etc. Objetivos precisos.


Una vez tengas claridad en este sentido será más sencillo pensar en cómo estructurar la historia para que su desarrollo dé cuenta del logro de ese objetivo primordial. Si el relato logra transmitir una idea central y se puede resumir en pocas palabras, vas por buen camino, pues esto indicará que el efecto de recordación y asimilación que se espera conseguir con este tipo de narraciones funciona.


4. Estructuras simples


Simple pero interesante, como la habíamos mencionado no hay nada más básico que la secuencia inicio, nudo y desenlace.


Luego de tener claro quiénes son los lectores, los valores y el mensaje que se quiere transmitir, solo resta crear una secuencia de eventos, adversidades, desafíos y acciones o reflexiones construyan un camino.


Primero hay que partir de la creación de un contexto emocional, construir y presentar lugares, personajes o elementos que le permitan al lector situarse en un tiempo, un lugar y una situación que conmueva, que cause curiosidad y que evoque determinada emoción, ya sea frustración, confusión, duda, etc.


Posteriormente será necesario establecer los desafíos, el mejor recurso en una autobiografía, que permitirán transformar o superar esa situación o contexto emocional problemático y llegar a un desenlace o posible resolución.


No hace falta desafiar la inteligencia del lector con giros de tuerca, grandes elipses, simbolismos intrincados o finales abiertos que susciten hipótesis complejas, luego de apelar a la emoción y situar a tus lectores en un contexto problemático, es más que necesario que se dé una solución, de lo contrario se sentirá defraudado. Se puede ser creativo en el contenido, pero lo ideal siempre será respetar la estructura base.


5. La promesa de un final feliz


Si prometes una solución o un beneficio el lector tiene que sentir que efectivamente cumpliste, un final feliz en el caso del storytelling tiene más que ver con los beneficios que se obtienen al finalizar la lectura del relato que con el desenlace de la historia en sí mismo, algo está fallando si al final los personajes fueron felices y alcanzaron sus metas pero el lector no siente que la historia le aportó algo, si no percibe una transformación de sus perspectivas o de sus procesos, si el método falla y ofrece solo entreteniemiento y no acciones reales.


Cuando las expectativas del lector no se cumplen, cuando la promesa se incumple no solo el lector pierde, también tú, pues lo ideal es que tu autobiografía no sea solo leída o disfrutada, sino también recomendada, compartida. Sin duda escribir y editar un libro es un gran logro de por sí, pero la circulación y la posibilidad de seguir generando contenidos y conectando con las personas es un paso avanzado.


Un final feliz puede ser entonces la satisfacción de lograr un buen resultado, de recuperar la esperanza en la creatividad, los procesos y logros autónomos, de sentirse un posible agente transformador de una problemática o bien, el impulso que aporta a una causa.


No se espera que una autobiografía sea la solución perfecta a todos nuestros problemas, sino que sea un relato que desde la honestidad, la humildad y el sentido de empatía y comunidad abra nuestros ojos a mundos y posibilidades por explorar.


No dudes en aplicar estos principios a la construcción de tu historia, para así convertirte en una agente que moviliza mediante la experiencia y la escritura. ¿Qué es eso valioso que tienes por compartir?



gif


Sea que contrates a un escritor fantasma (Ghostwriter o escritor por encargo) o si lo escribes tú mismo, no olvides utilizar estos consejos para que tu autobiografía logre ser una historia extraordinaria.



Referencias


Guber, P. (2011). Storytelling para el éxito. Empresa Activa.


Sinek, S. Cómo los grandes líderes inspiran a la acción [Video]. Conferencias TED.

https://www.ted.com/talks/simon_sinek_how_great_leaders_inspire_action?

language=es



28 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo