• UVR escritores fantasma

6 cosas que debes hacer si quieres escribir un libro de no ficción

La escritura no es, como muchos piensan, un don de pocos, pues lo cierto es que escribimos a lo largo de toda nuestra vida, hasta los mensajes o las conversaciones más casuales de una persona nos pueden decir mucho de su personalidad, sus aspiraciones, sus valores y sus logros.


Por eso, si nuestra intención es escribir un libro, siempre habrá lugares de los cuales extraer ideas para posteriormente desarrollarlas, solo necesitas encontrarlos.


A continuación, te mostramos una lista de algunas prácticas que te pueden ayudar a encontrar el camino hacia la escritura de tu libro.


1. Organiza tus posts en redes sociales y construye tu libro


Si usas tu cuenta de redes sociales para publicar información o compartir tus opiniones o tus conocimientos, puedes hacer una selección de esos posts y pensar en cada uno como un capítulo o una sección de tu libro. Lo importante es buscar un enlace entre todos, una temática o una preocupación general que identifiques en varios. Digamos, por ejemplo, que has compartido varios posts reseñando o comentado películas, de esos extractos podría surgir un libro de ensayos sobre el cine de terror; y así con diferentes temas. Busca ese interés recurrente y trata de hallar un hilo conductor.


2. Graba audios frecuentemente, estos se pueden convertir en tu próximo libro


Pensamos y hablamos más rápido de lo que escribimos, a veces puede resultar más efectivo tomar notas de voz de alguna idea o una escena que te pareció interesante si no tienes papel a la mano, no te preocupes por la transcripción, la puedes hacer después o puedes ayudarte de un programa que cumpla con esa función. También puedes grabar alguna conversación que te parece que arroja discusiones relevantes. A veces estamos en medio de una conversación y se nos ocurre una réplica brillante que no tuvimos tiempo de compartir en el momento, pero que después puede convertirse en una postura que puedes desarrollar, argumentar y ampliar al momento de escribir.


3. Entrevístate, de allí pueden salir las experiencias personales que agregues en tu libro


Las preguntas siempre son un gran detonante para la escritura. Busca ese o esos temas que consideres que puedes o que quieres incluir en tu libro, puede ser un tema sobre el que te consideres experto o conocedor o un tema que te cause curiosidad y sobre el que aún tienen mucho por aprender.


Empieza por preguntas simples como estas: ¿por qué me interesa este tema?, ¿cuándo empezó a interesarme?, ¿qué sé sobre él?, ¿qué me falta saber?, ¿qué quisiera saber?, ¿qué quisiera compartir con otros sobre este tema?, ¿por qué es importante escribir sobre este tema?, ¿cómo impacta a los demás?, etc.


La idea es empezar por preguntas personales que te ayuden a establecer una relación creativa y emotiva con el tema de tu interés para luego ir ampliando el panorama y descubrir cómo crear un relato que pueda interesar a otros.


4. Escribe relatos cortos durante un tiempo, al final tendrás suficiente contenido para un libro


Este es un ejercicio recomendado por muchos escritores, sea que tengas un tema ya definido y decidas escribir pequeños textos reflexionando sobre él a diario o que escribas cada día sobre algo diferente, el objetivo de esta labor es que hagas de la escritura creativa un hábito con un propósito; pues para llegar a terminar un libro necesitarás más que unas cuantas frases.


Para empezar, puedes establecer un número de palabras, entre las 100 y las 500, e ir aumentando a medida que pase el tiempo. Así, en el proceso de escritura de tu libro descubrirás que, aunque habrá días en los que escribas páginas enteras y días en los que solo escribas un párrafo o menos, lo importante es que no te des por vencido y avances hasta encontrar un ritmo de escritura que funcione para alcanzar tu objetivo.


5. Lleva un diario, puede ayudarte a construir tu autobiografía o tus memorias


El ejercicio de llevar un diario es muy parecido al anterior, aunque más útil si aún no defines un tema, pues al escribir lo que te sucede a diario, las emociones que experimentas, los recuerdos o los pensamientos que te trae el día a día, a la hora de hacer una lectura de esas notas tal vez descubras una preocupación o un elemento que te llame la atención y sobre el cual poder profundizar, ya sea porque no sale de tu cabeza o porque te sucedió algo completamente nuevo que te causó una gran impresión.


Pero, incluso si no llegas a un tema a través de es este ejercicio, esta labor siempre traerá frutos, pues favorecerá tus futuros procesos de escritura, ya que pone a prueba tu memoria y te enseña a prestar más atención a los detalles y a los momentos, favoreciendo sobre todo los pasajes descriptivos de objetos, personas, lugares y situaciones o la narración de acciones concretas.


6. Prepara el camino, construye un índice tentativo para tu libro


Cuando hayas establecido un tema o encontrado un hilo conductor interesante es hora de hacer un plan, trazar un posible camino que te lleve de un punto A a un punto B. Un buen truco consiste en darle un nombre a los posibles capítulos o secciones y empezar a escribir micro textos, puedes iniciar con un resumen de cada capítulo y luego ir profundizando y ampliando cada uno.


Pueden ser capítulos que sigan un orden o no, pues el orden o la estructura del texto se puede ir revelando en la medida en la que vas escribiendo las secciones y descubriendo que algunas son más importantes que otras, que una puede ser la continuación o el antecedente de la otra o que lo que en un principio eran diez capítulos pueden terminar agrupados en cinco. Puede haber más de un plan, más de una manera de estructurar tu libro, por eso no dudes en explorar diferentes alternativas.


7. Contrata a un escritor fantasma


Pedir ayuda de otros o asesorarse no está mal, teniendo la estructura de tu libro y una idea clara de lo que quieres contar puedes acudir a un profesional de la escritura, alguien que habituado a la escritura y sus reglas construya en forma de narración tu historia, porque eso sí, recuerda que en la escritura por encargo el autor eres tú, la historia y la idea es tuya. Puedes solicitar una muestra del trabajo de tu escritor fantasma, discutir tus ideas y coordinar un plan de trabajo para que con su ayuda la escritura de tu libro se haga realidad. ¿Qué esperas para empezar?



gif


Sea que contrates a un escritor fantasma (Ghostwriter o escritor por encargo) o si lo escribes tú mismo, no olvides utilizar estos consejos para que tu autobiografía logre ser una historia extraordinaria.

10 visualizaciones0 comentarios