• UVR escritores fantasma

¿Cómo empezar un libro? (8 consejos para enganchar al lector en las primeras páginas)

Definir la forma de empezar un libro puede resultar un reto para los autores, puesto que redactar las primeras ideas o páginas que acercarán a los lectores a la historia narrada en el libro no es tarea fácil. Dado que el objetivo es que estas primeras líneas o páginas logren captar la atención del lector y mantener su interés hasta llegar al final de la historia.


A continuación te dejamos 8 consejos que te ayudarán a encontrar la mejor forma de empezar tu libro de no ficción de manera que logre enganchar al lector para que no solo arranque la lectura de tu texto sino que quiera terminarla y recomendarlo a otros lectores.


1. Despierta el interés de tus lectores con la primera línea


En la primera línea de tu libro de no ficción puedes captar la atención y el interés de tus lectores o generar expectativas introduciendo un momento discordante, el cual creamos a partir del relato de un hecho real cuyo sentido se traslada metafóricamente a otro acontecimiento real que será importante y relevante para la historia.


Por ejemplo, se puede iniciar con una presentación en primera persona donde el autor habla de su nacimiento y de un suceso importante en su vida en el que pudo morir y el cual resignificó como un renacimiento, sin especificar este sentido o resignificación de manera explícita y dejando que el lector lo infiera y se interese por saber qué sucedió para que el autor lo considere como tal.

También se puede iniciar narrando una experiencia interesante o una característica propia o de la persona de la que trata su historia de no ficción, en caso de tratarse de un texto autobiográfico o biográfico, por ejemplo; o con preguntas dirigidas de forma directa al lector en caso de tratarse de un libro de no ficción del género ensayo.

De igual forma, podría empezar dejando en el lector una imagen o una escena vivida en un lugar que sea atractiva y tenga elementos arquitectónicos, culturales, vivenciales y naturales que permitan que el lector visualice el destino y la experiencia de viaje como únicos, en caso de tratarse de libros de guías de viajes, por ejemplo.


Así, sin profundizar en los hechos y sin desglosar toda la información puedes utilizar situaciones, acontecimientos y experiencias reales fuera de lo común; métodos y rutinas propios que puedan ser útiles para otras personas y que desees compartir; historias de vida que resaltan y que generan grandes contribuciones a la sociedad, ya sea por su participación en la vida pública o en ambientes más privados; y cualquier otro recurso relacionado con el contenido de tu historia que genere interés y novedad.

Lo ideal es que la frase o el párrafo sea conciso, pero deje una impresión en el lector que lo motive a adentrarse más en la historia. El éxito en el uso de este recurso es decir poco y al tiempo despertar la curiosidad de los lectores, dejándoles saber e inferir que sobre lo narrado aún queda mucho por revelar.


2. Comienza por escribir un momento o experiencia significativo o que representó un cambio en tu vida, o el hecho central de tu historia

Puedes empezar la escritura de tu libro de no ficción anticipando alguno de los hechos reales centrales sobre los cuales escribirás a lo largo del texto, narrando un momento crítico, un conflicto, una experiencia significativa, una decisión que cambió drásticamente tu vida ya sea positiva o negativamente, un momento o acontecimiento que derivó el hecho central de la historia que narras, una vivencia que representó o que trajo como consecuencia un gran cambio a tu vida, o un problema para el cual propones una solución.


También puedes comenzar narrando una situación importante en un escenario, contexto o lugar concreto a partir del cual comienzan a acontecer los hechos clave de la historia o tema central de tu libro, y no con el relato de los acontecimientos relevantes de los cuales deriva este hecho.

En todo caso, esta narración debemos hacerla sin revelar todos los hechos e información que están relacionados con estos primeros acontecimientos que anticipamos, pues solo buscamos tener un punto de inicio y despertar el interés de los lectores por nuestro libro de no ficción.


3. Presenta el acontecimiento clave solo en las primeras páginas


Tratándose de las primeras líneas de tu libro puedes presentar de inmediato —de manera concisa y con un tono que genere interés— un hecho central o información y datos clave que susciten preguntas y que mantengan al lector expectante e interesado por terminar la historia y por saber por qué ese hecho o información es importante, al mostrarlos como hechos comunes o información que ya se ha abordado en otros libros de no ficción.

Además, al retener información sobre estos hechos y presentarlos en una línea corta tus lectores querrán saber por qué son relevantes y cuál es la novedad que estos hechos, métodos, información e historias guardan.


O también, tratándose de las primeras páginas de tu libro, puedes empezar con el relato del acontecimiento central más importante o presentando la situación que te llevó a desarrollar un método o una rutina.

Así, en las páginas restantes de tu libro podrás contar los hechos, las experiencias o los aprendizajes derivados y posteriores a este; o bien puedes narrar a lo largo de estas páginas restantes los hechos precedentes que desencadenaron el acontecimiento central, o las experiencias anteriores que están vinculadas de manera directa o indirecta con la experiencia central que contaste en las primeras páginas.

Y en caso de que tu texto de no ficción sea una guía o un manual puedes destinar las páginas restantes de tu libro a la explicación del método que desarrollaste y de qué manera tus lectores pueden beneficiarse al implementarlo en sus vidas.


4. Dirígete al lector de forma directa


Si en tu libro de no ficción quieres dirigirte a tus lectores, hazlo de manera directa, con una voz convincente que permite crear un ambiente de diálogo, relacionamiento y cercanía entre el lector y tu persona como autor del texto.

Especialmente, este recurso es muy útil si lo empleas en las primeras líneas o páginas de tu libro, porque ayudará al lector a formarse una imagen y una opinión sobre ti, la persona que narra su historia o bien, que transmite conocimientos.

Puedes hacer de la lectura de tu libro de no ficción un encuentro dialógico con tu público para mantener su interés y atención.

5. Sé veraz para que tu lector se identifique con tu historia


A través del relato de las primeras páginas permite que el lector conozca o identifique a la persona protagonista de tu historia. Expresa con veracidad y fidelidad a la realidad las características y personalidades de las personas cuyas vidas o experiencias son contadas en tu libro, así como sus experiencias de vida.


Así lograrás que tu lector se identifique con estas historias y experiencias, se sienta cercano a estas personas, logre sentir y entender sus emociones, tenga un mayor involucramiento en la lectura, desee llegar al final del libro y encuentre su contenido útil en su vida.

6. No te estanques en las presentaciones iniciales ni las extiendas más de lo necesario

No es necesario que en las primeras páginas reveles todo acerca de un hecho, sobre algunos antecedentes de tu método o una persona protagonista de tu historia de no ficción, pues estas descripciones ralentizarán la lectura de tu libro y pueden hacer que el lector pierda interés por él.

Opta por ofrecerle a tu público lector una lectura activa durante estas primeras páginas, luego, en los capítulos posteriores, podrás adelantar las descripciones o explicaciones necesarias para que el lector comprenda toda la historia.

7. Utiliza un estilo que te permita suscitar en el lector un estado de ánimo o emoción


Cada género tiene unas características y un tono que te permite utilizar una variedad de recursos lingüísticos, herramientas visuales o escritas y construcciones gramaticales diversas para suscitar en el lector un estado de ánimo o una emoción desde las primeras líneas o páginas de tu libro y anticiparle de qué trata el texto por el tono seleccionado.

Puedes utilizar el humor como herramienta para hacer una crítica social o política, hacer constantemente preguntas para suscitar la reflexión en un ensayo, comenzar a hablar de tiempos pasados para despertar en el lector el sentimiento de anhelo, introducir imágenes de rostros y/o escenarios para vincular al lector con la historia que contamos en los libros biográficos y autobiográficos, o cualquier otro recurso que desees para suscitar un estado de ánimo o emoción específico.

8. Escribe, reescribe y corrige tus primeras ideas

Cuando ya has definido la estructura que quieres que tenga tu texto y comienzas a escribir, es necesario que vayas haciendo algunas pausas y verifiques que toda la historia contada tiene coherencia, además, es preciso que identifiques si hay vacíos en el contenido o si hay información y acontecimientos de los que puedes prescindir por no ser relevantes. Ten en cuenta que en este proceso inicial de escritura debes buscar ser conciso y claro en todo momento y expresar las ideas con la claridad tal y como vienen a tu mente, luego tendrás la posibilidad de reorganizar las ideas, reemplazar algunos términos por sinónimos y extenderte en algunas descripciones, explicaciones o argumentaciones.

También puedes compartir tus primeras líneas con un primer lector que pueda darte otra perspectiva y su percepción sobre lo escrito, así podrás darte cuenta, a medida que escribes, en qué partes debes añadir información y si la forma como piensas estructurar tu texto es adecuada para que el lector comprenda el método propuesto o la historia contada. Realiza preguntas y ten la disponibilidad de recibir sugerencias.


Además, para mantener al lector enganchado en tu historia a lo largo de tu libro ten siempre presente este superconsejo:


Termina tus capítulos con un hecho importante o con puntos de giro

De esa manera nuestro lector estará expectante ante el contenido del siguiente capítulo, y podrá anticipar o hacer inferencias sobre la información o los hechos reales que contaremos en cada sección; mientras que nosotros logramos de esa forma mantener el interés de nuestro lector por continuar con la lectura de nuestro libro.



gif


Sea que contrates a un escritor fantasma (Ghostwriter o escritor por encargo) o si lo escribes tú mismo, no olvides utilizar estos consejos para que tu autobiografía logre ser una historia extraordinaria.

18 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo