• UVR escritores fantasma

Elabora un índice analítico en tu libro de no ficción

Actualizado: 26 jul

Si quieres aumentar el interés de tus lectores por tu historia y esquematizar las categorías conceptuales clave y más relevantes en tu texto puedes incluir una o más listas alfabéticas en tu libro de no ficción con la terminología clave de la historia que has narrado o los temas que abordas en tu texto. En este post te ayudaremos a aclarar tus dudas sobre la variedad de formas en que puedes hacerlo.


Para ello, a continuación, resolvemos algunas preguntas y puntos esenciales sobre este importante recurso. Y al finalizar encontrarás una breve guía acerca de cómo tú puedes construir tu propio índice analítico paso a paso si estás interesado en incluir este recurso en tu libro de no ficción. Empecemos por descubrir qué es y qué no es un índice analítico.


¿Qué es el índice analítico?


Un índice analítico es un esquema organizado en orden alfabético que proporciona a los lectores conocimiento sobre temas, nombres, terminología, conceptos, palabras o expresiones clave del texto, los cuales has debido utilizarlos en la narrativa de tu libro de no ficción debiendo aparecer en una o varias partes del contenido publicado. Lo que quiere decir que de él debes excluir todos aquellos términos que no hayas mencionado en tu libro.


Este esquema también incluye agrupaciones de categorías o referencias cruzadas de conceptos o nombres que son sinónimos de esos términos clave, que tienen un significado que está íntimamente relacionado con esos términos o que pueden ser útiles para complementar la información referente a estos.


Todos estos elementos debes haberlos mencionado en tu libro, deben ser de interés para los lectores de tu libro e igualmente útiles para comprender asociaciones de conceptos y significados, relaciones importantes entre ideas, definiciones, causas o consecuencias, los principios de una concepción teórica que tenga trascendencia en la historia narrada, especificaciones de significado o los contextos en los que has utilizado estos conceptos.


Ten en cuenta que los conceptos que puedes incluir en el índice analítico pueden ser de todo tipo dependiendo de la narrativa y la temática del libro del que se trate. De modo que estos conceptos pueden ser términos onomásticos, toponímicos o pertenecientes a cualquier tema, materia o área de conocimiento específica.


¿Qué no es un índice analítico?


Teniendo en cuenta las especificaciones que hemos dado en esta definición debes tener claridad de que un índice analítico no es un listado ordenado de los títulos o capítulos y secciones que contiene tu libro, porque este es el contenido que reúnen los índices generales o tablas de contenido que aparecen al inicio de los libros.


Tampoco es un glosario porque no contiene definiciones de los términos o expresiones utilizadas, y en el caso de los índices de onomásticos o de nombres no debe confundirse con una lista de referencias bibliográficas porque no contienen remisiones a trabajos u obras de otros autores.


Y ¿por qué es importante incluir un índice analítico en tu libro?


Al incluir un índice analítico en tu publicación con la terminología clave de la narrativa que utilizas puedes:


  1. Ayudar a tus lectores a encontrar la línea temática de tu publicación de manera organizada, hallar información relacionada con algunos conceptos principales que les es de utilidad para comprender un término o su significado.

  2. Facilitar la tarea de ubicar ideas o conceptos y puntos clave de la narración que son de su interés en una lectura previa o una relectura del libro o un apartado del texto, identificar las temáticas principales y secundarias, así como leer la coherencia de la temática y la historia que has narrado a través de la secuencia, el orden y la forma como se agrupan en los distintos niveles los conceptos que contiene el índice analítico.

Tipos de índice analítico


Existen varios tipos de índice analítico que puedes incluir en tu libro de no ficción, e igualmente en su contenido puedes incluir también una variedad de categorías y subcategorías de cualquier materia o tema que consideres sea de interés para tus lectores o bastante adecuado para aportarle más información sobre los conceptos clave de tu historia.


Según el tema del que trate o el criterio de agrupación de los contenidos los índices analíticos se pueden clasificar en los siguientes tipos:


  1. Índice terminológico o temático: estos listados contienen compilaciones de términos clasificados en temas y subtemas en libros de gran extensión o en publicaciones que pueden ser leídas y consultadas por un público específico como estudiantes o especialistas en un área de conocimiento.

  2. Índice de materias: estos listados de palabras o de expresiones son propios de una materia y remiten a conceptos o frases asociadas a estas que se encuentran en el libro.

  3. Índice onomástico o de nombres: en esta lista se anotan en orden alfabético los nombres de diferentes autores o personas que son mencionadas en el libro y son relevantes en la historia o la narrativa que se desarrolla.

  4. Índice toponímico: en este listado se anotan alfabéticamente los topónimos o nombres de sitios o lugares que son parte del contenido de un libro como atlas o libros de viajes.

  5. Índice conceptual: esta lista alfabética contiene conceptos clave del texto y palabras secundarias o subcategorías relevantes en la narrativa que remiten a sus definiciones, establecen relaciones entre estos o introducen especificaciones sobre su significado y sentido en el texto.

Paso por paso: construye tu propio índice analítico


Sigue este sencillo paso por paso que hemos elaborado para que obtengas una guía sencilla y fácil de aplicar en tu libro para que construyas tu propio índice analítico, la cual puedes aplicar en todos los casos independientemente de cuál sea el tipo de índice que has seleccionado y deseas incluir en tu libro de no ficción.


I. Marca en tu libro con un resaltado u otro tipo de señalización que sea de tu preferencia las palabras clave principales que incluirás posteriormente en el índice analítico.


Incluso para hacer más eficiente el proceso de elaboración de tu índice puedes ir creando esta lista.


Es importante que al mismo tiempo vayas anotando cada una de las páginas en las que nombras estas palabras clave, así como las categorías secundarias que guardan una estrecha relación con el significado de esas palabras o su sentido dentro de la narrativa de tu libro, así no tendrás que volver varias veces a la lectura y tendrás un primer borrador de tu índice muy organizado.


II. Escoge el tipo de índice analítico que vas a construir.


Recuerda que tu criterio debe ser recoger las temáticas principales y secundarias que sean de interés para tus lectores, y que a pesar de que hay un listado de tipologías este índice puede ser tan distinto y específico como lo sea el tema de la narrativa que has utilizado en tu libro.


III. Determina cuáles son los criterios para organizar e incluir las categorías conceptuales principales que son de interés para tus lectores.


Luego determina los criterios para seleccionar las subcategorías que incluirás en todos sus niveles de acuerdo con la finalidad con la que has decidido incluir tu índice. Es decir, debes determinar si deseas elaborar tu índice analítico para definir los conceptos clave principales, mostrar algunas relaciones o vinculaciones estrechas con las palabras que se encuentran organizadas en subniveles, especificar su significado, brindar el contexto de las palabras, o cualquier otro propósito que te hayas planteado. Esto te ayudará a seleccionar solo las palabras clave.


IV. Organiza alfabéticamente la información que seleccionaste en una tabla que tenga dos columnas, donde anotarás las palabras clave principales y las secundarias junto con las páginas en las cuales son nombradas cada una de ellas.


Es importante que solo aparezcan las palabras y no incluyas ningún artículo gramatical antes de estas.


V. En la columna A escribirás las palabras clave y los conceptos de segundo y tercer nivel o subcategorías, y en la columna B las páginas respectivas donde estas palabras son nombradas.


Si las páginas son consecutivas debes separar con un guion el número de la primera página y la última donde aparece la palabra, pero si no son consecutivas deben ir separadas por comas unas de otras.


Luego, en la última posición del listado que forma cada palabra clave principal debes colocar las referencias cruzadas o remisiones ya sea a otros conceptos cuyo significado tienen relación con esta, o a los nombres relacionados o a las palabras sinónimas que también aparecen en el texto y que pueden contribuir a que tus lectores tengan más información sobre estas categorías y su significado.

VI. Organiza la información de la siguiente manera.


i. Para una sola categoría: escribe primero la palabra clave o el apellido del autor seguido por una coma y el nombre de la persona (en caso de que incluyas un índice de nombres). Luego, seguido de una coma, anota al lado los números de las páginas donde has mencionado esta palabra o nombre.


ii. Para subcategorías: después de escribir la categoría general o principal seguida de dos puntos anota debajo de esta cada una de las subcategorías que están relacionadas o vinculadas con este concepto o nombre, luego anota al lado los números de las páginas donde has mencionado estas palabras o nombres. Todas las subcategorías deben tener una sangría de al menos 0.5 espacios para diferenciarlas visualmente de las palabras claves principales.


iii. Para incluir remisiones o referencias cruzadas: al terminar de agregar las subcategorías, debajo de estas anota la expresión en cursiva véase también seguida de coma o dos puntos y las palabras clave o conceptos relacionados separados por coma. Estos conceptos no deben marcarse junto con el número de las páginas en las que aparecen, solo se coloca su denominación.


Ejemplo de índice analítico


Fuente: (Goodman, 1978, p. 193)


Recuerda que puedes incluir uno o más índices analíticos en tu libro de no ficción para facilitar a tus lectores la lectura de tu historia, así como la comprensión de algunos términos clave. Este recurso también permitirá encontrar con mayor facilidad, tanto en tu libro como en otros medios, conceptos e información relacionada con estas palabras clave partiendo de las referencias y remisiones a otras categorías que realices en él.


 

Sea que contrates a un escritor fantasma (ghostwriter o escritor por encargo) o si lo escribes tú mismo, no olvides utilizar estos consejos para que tu libro logre ser una historia extraordinaria.



Fuente:


Goodman, N. (1978). Maneras de hacer mundos. (C. Thiebaut, Trad.) Visor.


10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo