• UVR escritores fantasma

La vida es un regalo aun sin poder caminar: historia de un hombre valioso

"La cosa más importante de la vida no es capitalizar las ventajas. Cualquier tonto puede hacer esto. Lo que verdaderamente importa es beneficiarse con las pérdidas. Esto exige inteligencia y señala la diferencia entre una persona de juicio y un necio". William Bolitho autor de Twuelve against the gods (Doce contra los dioses) citado por Dale Carnegie en Cómo suprimir las preocupaciones y disfrutar de la vida.



Esta frase sintetiza a la perfección algo muy común: hay personas que de verdad se enfrentan a obstáculos inmensos para vivir pero los hacen a un lado para seguir adelante con la mejor actitud, y son personas agradecidas y felices durante toda su existencia. En palabras de Dale Carnegie tienen el poder "de convertir un menos en un más".


Les contaré una pequeña historia acerca de una persona que nos deja una lección sobre cómo la vida es un regalo y es posible aprovecharla aun sin poder caminar...



En un contexto de pobreza nació un bebé sin un padre que lo acompañara y con una madre que no estaba preparada para lo que vendría después. 
Vivían en un pueblo pequeño, en medio de la pobreza extrema, sin ningún tipo de comodidades. 

A los ocho meses de haber nacido ese pequeño bebé padeció de una enfermedad, -que ahora no es un problema mayor gracias a la vacuna-, el polio, esta enfermedad lo dejó sin poder caminar cuando ni siquiera podía sostener sus piernecitas, debido a la edad; en ese momento, la madre se fue y lo dejó a cargo de su abuela, una mujer de edad avanzada, analfabeta, que vivía gracias a que sus hijas trabajaban armando tabacos en una fábrica del pueblo.

Años más tarde murió su abuela y quedó a cargo de su tía materna, quien se convertiría en su madre desde ese momento; su tía era una mujer joven, con menos de 20 años, también analfabeta. Se hizo cargo de sus cuidados a la par que empezaba a criar a sus hijos, sola, sin un compañero de vida que figurara como el padre de sus niños. 

Pepe, como le apodaron sus familiares, nunca pudo ponerse de pie, no sabe lo que es caminar, tiene la estatura de un niño de 3 años pues su piernas quedaron flexionadas como las de un bebé; sin embargo, fue creciendo con una forma de ser inesperada, es una persona feliz, enfocada en trabajar y en ayudar con las tareas del hogar, se convirtió en el padre de sus primos, y en el único sustento económico de esa familia, logró poner pan en su boca todos los días y con el tiempo sacó adelante a cada uno de ellos, aun hoy, a sus más de 60 años, sigue produciendo para mantener a su familia.

Montado sobre una silla de ruedas, un burro o a gatas tuvo varios trabajos a lo largo de su vida, cargó agua para comercializar en el pueblo y vendió lotería además, en casa, cocinaba para sus primos y lavaba sus ropas.

Yo soy hija de una de sus primas, no solo ayudó a esa generación sino a la mía, a mi hermano y a mí nos acogió cuando mi padre nos abandonó.Realmente fue nuestro padre pues contribuyó con mi educación, los escasos recursos que yo llevaba a mi colegio y años después curiosamente aportó a la creación de mi primer emprendimiento.

Sin duda, cambió el destino de toda nuestra familia.

Sobre su silla de ruedas o gateando, siempre anda alegre, con una expresión de sonrisa y amabilidad; una buena persona, bondadoso con todos, educado y un incansable trabajador. 

Cuando le dicen buenos días y le preguntan: "¿Cómo está?", siempre responde "Bendecido y agradecido".

Su buena actitud y su amor por estar vivo le han permitido aceptar su forma de andar, un poco más difícil que la de muchos de nosotros. 

Es posible que usted se pregunte ¿cómo estoy tan segura que es una persona agradedida con la vida y feliz?, pues como dice la biblia: "Por sus frutos lo conocereis". Nadie puede compartir aquello que no tiene en su interior, y lo que comparte pepe en su cotidianidad es templanza, generosidad y bondad. Estos son indicadores evidentes y objetivos de que no guarda rencor a nadie ni nada a pesar de su condición que lo acompaña desde niño.


Al pensar en él he comprendido que los obstáculos son realmente oportunidades y que de ningún modo deben influir en nuestra realización personal.


Si los problemas o dificultades definieran nuestro destino, ¿cuál habría sido el destino de pepe? quizá se hubiera suicidado o se hubiera convertido en una carga más para su familia, pero sucedió todo lo contrario, ama la vida más que muchas personas (sin problemas graves o evidentes) que conozco y él se hizo cargo de toda su familia, se convirtió en su única fuente de ingresos y en general en el motor de un hogar que sin él, nunca habría sobrevivido.


Si pepe, que nació siendo un hombre de muy bajos ingresos, con movilidad reducida, sin madre, ni padre, no obtuvo educación, ni beneficio alguno, puede estar agredecido con su vida ¿cree usted que tiene motivos para no estarlo?


Además me pregunto ¿por qué nos hemos quejado de nuestra vida en tantas ocasiones?, ¿por qué nos hemos puesto tantas excusas para sacar adelante nuestros proyectos?


Y he comprendido que todos los impedimentos son mentales, que lo que realmente diferencia a pepe de otras personas es su fortaleza mental que lo ha llevado a solo ver lo positivo de la vida y a no quedarse undido en sus penas, en lo negativo, sino en verlo como una oportunidad para forjar su carácter y levantarse cada día con una razón para vivir.


La vida siempre es maravillosa aunque sea sin poder caminar. Piense en eso siempre que quiera quejarse sobre su vida o sobre cualquier pequeño obstáculo que tenga en el camino,


La buena actitud va más allá del momento por el cual esté pasando y define su estado mental, si usted tiene mala actitud frente a los problemas su mente siempre verá lo negativo, pero si usted desarrolla una buena actitud, su mente aprenderá a ver lo positivo y a enfocarse en ello para alcanzar todo lo que se proponga.


Los problemas que se presenten no definen lo que somos o lo que seremos, por ello, no debemos perder el tiempo preocupándonos, y mucho menos, cuando estos son diminutos; todo en algún momento se resuelve.


No pierda su tiempo quejándose o maldiciendo los obstáculos que se le presenten, recuerde que el tiempo es lo más valioso que tenemos, y debe ser bien utilizado.


No pierda su capacidad de agradecer por la vida, pues este es uno de los principales componentes para ser feliz y sentirse a gusto con quién es y lo que ha logrado.


Es totalmente errado perder su enfoque o su emoción por disfrutar de la vida solo porque se le presenten obstáculos de cualquier tipo. Tome esos obstáculos y conviértalos en su principal herramienta para continuar.


Victor Küppers en su libro Vivir la vida con sentido lo explica de una forma maravillosa con la fórmula v= (c+h) x a.

Lo que quiere decir es que el valor de una persona está definido por las capacidades y habilidades (c+h) y por su actitud, sin embargo, lo realmente importante de la ecuación es que la c y la h suman pero la a de actitud multiplica, lo que nos dice que las personas grandes, valiosas, los cracks como él los llama son aquellos que tienen una actitud o una forma de ser maravillosa, fantástica, admirable. 

Por eso Pepe es un ser maravilloso y de gran valor, porque la "a" de su ecuación es enorme, casi que incalculable y así deberíamos ser todos, esto nos permitiría valorar más lo que tenemos y apreciar nuestro presente más que anhelar un futuro mejor, y en consecuencia seguro nos sentiríamos más felices y realizados. 

Recuerde: la vida es un regalo que todos tenemos y recibimos cada día cuando abrimos los ojos a una nueva mañana, sin embargo, cuando nos dejamos llevar por las ocupaciones del día a día olvidamos que somos afortunados y empezamos a dejar de agradecer por lo bueno que tenemos, hasta el punto que damos todo por hecho: nuestra salud, nuestro bienestar financiero, nuestra familia, nuestros amigos, vivir sin limitaciones físicas o psicológicas de algún tipo, etcétera; a pesar de que en realidad nada está dado, todo es un regalo que se nos brinda y en cualquier momento podemos perderlo.


No espere a que eso pase, simplemente pregúntese qué pasaría si el día de mañana perdiera algo de lo que tiene, su familia, su salud, su empresa, su talento; seguro en ese momento empezaría a valorar más todo y sería una persona más agradecida y feliz. En la vida solo hay dos formas de valorar las cosas, ganando perspectiva o sea mirando tu vida desde afuera o perdiéndolas. Usted decide a partir de ahora cuál de las dos formas prefiere emplear para apreciar su existencia.



*Este artículo es un homenaje en vida a Carmelo Navarro Arrieta, el mayor guerrero y el ser más noble que conozco.




49 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo