• UVR escritores fantasma

Tengo mi libro escrito, ¿qué hago para venderlo?

Para poner cualquier producto en el mercado es necesario ajustar y pulir algunos detalles, además de tomar importantes decisiones. Se necesita que el resultado final refleje todo el esfuerzo que has puesto en la escritura de tu libro, que sea llamativo y de calidad para favorecer su circulación.


Por esta razón, a continuación te mostramos una serie de pasos que te ayudarán a llegar al objetivo final: la venta.


1. Haz una corrección de estilo


Nunca está de más una nueva lectura, si bien ningún libro es totalmente perfecto, lo ideal es que tu libro tenga la menor cantidad de errores, pues, aunque a veces cueste creerlo, una sola palabra mal escrita puede alejar a un posible lector.


Para este paso puedes contratar a un profesional, buscar a un amigo que haga una nueva lectura del libro o puedes hacerlo tú mismo. Y es que la corrección es un proceso que siempre ha estado ligado a la escritura, esa frase que una primera lectura tanto nos gustaba puede mejorar o cambiar completamente en una segunda o tercera pasada, pues, más allá de localizar y eliminar errores, la corrección se trata de optimizar y potenciar eso valioso que tiene tu libro.


Recuerda que el mensaje es el protagonista, este debe resaltar gracias a una redacción precisa, directa y correcta. Por eso, algunos elementos a tener en cuenta son:


Las expresiones o términos redundantes; trata de evitar que una frase o una palabra se repitan demasiado, si es una frase o una palabra que te guste y que sea importante para ti, puedes usarla en el momento preciso para que no pierda su impacto.


Coincidencia entre género y número, y entre tiempos verbales; también hay que prestar atención a que los elementos de la oración coincidan en género y número (ellas se mantuvieron unidas/ ellas se mantuvieron unidos) y que los tiempos verbales se mantengan, si narras en pasado los verbos deben estar en pasado, igualmente cuando narres en presente o futuro.


Es necesario revisar que las frases comuniquen un único sentido y evitar esas expresiones recurrentes en el lenguaje hablado que no convienen al escribir, esas del tipo “el tiempo era como lluvioso”, mantenlo simple sujeto, verbo, complemento, que la oración no se extienda hasta convertirse en un párrafo donde no se distinga la acción del sujeto.


2. Selecciona el formato más conveniente


En este punto debes preguntarte cómo quieres que las personas entren en contacto con tu libro, ya sea de manera física o digital, o de las dos maneras, que también es una posibilidad.


Lo cierto es que en nuestros tiempos la opción de acceder a libros digitales ha ampliado el acceso a la lectura y ha roto las barreras de la disponibilidad geográfica, pero si tu público o tu comunidad es pequeña y específica, optar únicamente por una versión impresa puede ser una decisión acertada, si el libro como objeto es algo que percibes importante no temas en invertir en ello.


Pues, si finalmente resulta que tu público crece o que alcanzas a lectores inesperados en diversos lugares, la versión digital siempre será una posibilidad latente. Eso sí, aunque imprimir mayor cantidad de libros baje el costo del libro, no es recomendable optar por mil ejemplares en un primer intento, recuerda que almacenarlos implica espacio y dinero. Para esto, Amazon ofrece una impresión bajo demanda de tu libro físico, pagas una comisión y ellos se encargan de todo.


Por su parte, el e-book puede ser la primera opción, ahora muchas personas prefieren leer en dispositivos electrónicos más que en papel, este tipo de edición resulta útil cuando se empieza a publicar por primera vez, es una manera de darse a conocer, muchos libros iniciaron como entradas de blogs o artículos que luego se compilaron. Este formato permite, por ejemplo, previsualizar el primero o los primeros capítulos de tu libro para generar interés y posteriormente una posible compra, además, puesto que reduce los costos, al ser su precio más asequible, los nuevos lectores dudarán menos a la hora de invertir en un contenido que no es de su habitual consumo.


Ten en mente que no son opciones contrarias sino complementarias, una puede llevar a la otra, e incluso existen plataformas que se encargan de imprimir por pedido a la vez que almacenan la versión digital. Lo importante es decidir cuándo y cómo empezar.


3. Diseña la portada, la contraportada y el lomo ideal


Después de la escritura el diseño es otro gran protagonista. Dependiendo del formato que hayas seleccionado habrá que tomar decisiones sobre la apariencia del libro y la disposición de la información. Al igual que con la corrección de estilo, sería bueno acudir a un profesional en diseño, aunque sin ser experto se puede participar activamente en este proceso teniendo en cuenta ciertas recomendaciones elementales.


Un buen comienzo puede ser buscar libros que traten temáticas parecidas, hacer una selección de referencias y tomar nota de esos elementos que te gustaron y que crees que pueden convenir para tu libro. Existen, además, plataformas de fácil uso como Canva, en las que hay una serie de plantillas, tipografías y fotografías para explorar diferentes posibilidades que pueden resultar en un diseño definitivo o en un borrador sobre el que un diseñador pueda trabajar. Permítete explorar diferentes opciones, crear al menos tres versiones para evaluar o debatir con otras personas.


En cuanto a los elementos de la portada, algunos consejos útiles serían:


Tener siempre en mente la legibilidad, es decir, que el título o cualquier otro texto de la portada o el lomo se lea sin mucho esfuerzo y en cualquier tamaño, (pantalla de pc, tablet, celular, etc.).


No utilizar más de dos tipografías diferentes; para la portada opta por fotografías que interpelen a lector, ilustraciones o tipografías llamativas, los paisajes o las imágenes del cielo o de los amaneceres no llaman mucho la atención.


Para la contraportada, ve por lo simple, no la satures con imágenes, es preferible que el texto esté sobre un fondo sólido.


Finamente, busca combinaciones de colores que estén en tendencia y que reflejen el sentido de tu libro, recuerda que en el lenguaje del color existen asociaciones a diversas emociones o mensajes, rojo (pasión y fuerza), azul (confianza y libertad), verde (salud y alimentación), negro (elegancia y sofisticación), blanco (pureza y perfección) y marrón (credibilidad y comodidad).


4. Define dónde lo autopublicarás


Una vez finalizado el diseño empieza otro proceso fundamental en la vida de tu libro, la circulación. La autopublicación en muchas ocasiones también implica convertirte en aquella persona que promociona, vende y distribuye los libros entre los lectores, puesto que al empezar no es fácil optar por la distribución en librerías por los altos porcentajes de participación que estas cobran y por la popularidad de la que un libro nuevo y autogestionado en ocasiones carece.


Es aquí donde el e-book se convierte en un aliado recomendado, pues por la versatilidad de su formato puede almacenarse y descargarse mediante diferentes servicios o portales de libros digitales. Primero debes saber que un e-book cumple con ciertas características, el texto debe convertirse a un archivo e-pub, ya sea escribiéndolo en un programa que arroje un archivo de este tipo o convirtiendo un archivo de Word o pdf. Existen varios programas que facilitan este proceso como BackTypo, Kindle Publishing Programs o Writing Studio.


La ventaja de un archivo e-pub sobre un pdf descargable está en que el primero se adapta a la lectura digital con sus diferentes posibilidades y a las preferencias del lector, pues permite, por ejemplo, modificar el color y el tamaño de los caracteres, actualizando automáticamente el índice y los contenidos.


Lo más interesante de estos formatos son que cada herramienta o portal de publicación o de creación de e-books tiene requisitos y beneficios diferentes con los que hay que ser cuidadosos y estratégicos a la hora de obtener una ganancia mayor, algunos son gratuitos y otros de pago, en algunos eres tú quien diagrama el texto (Amazon) y en otros te ofrecen un servicio editorial incluido en la tarifa de uso (Kobo Writing Life), algunos cobran un porcentaje cada vez que algún nuevo lector compre tu libro y otros no.


Desde nuestra experiencia te recomendaríamos crear un e-book, para vender tú mismo desde una pagina web o por redes sociales, y utilizar el repositorio digital de plataformas como Amazon cuando algún lector quiera adquirir una versión impresa, ya que ellos cuentan con la infraestructura necesaria para imprimir por pedido evitando que imprimas y almacenes libros por tu cuenta.


5. Crea una página de ventas en redes sociales o un sitio web


A veces los portales de venta de libros digitales te prometen muchos beneficios, ventas, porcentajes de comisión bajos o nulos, pero lo cierto es que no se puede ser tan ingenuo. El mayor problema de estas plataformas es que la mayoría son sobre todos sitios a los que las personas acuden para publicar sus libros no para comprar, mientras que en aquellas que sí son tiendas grandes, como el caso de Amazon, tu libro puede perderse entre una oferta tan amplia, Amazon no promocionará tu libro, ni aparecerá en las novedades por mucho tiempo o no lo recomendará en comparación con los más vendidos, la promoción va por tu cuenta.


Además, a pesar de que algunas plataformas te resten porcentajes bajos por cada venta que hagas hay que prestar atención a la letra pequeña, pues a veces solo puedes retirar tus ganancias si vendes cierto número de libros o si tus ventas superan cierta cantidad de dinero, en algunas ocasiones solo puedes retirar tus ganancias en fechas específicas lo que al final no te deja con el control real sobre las ganancias que produzca tu libro. Así con las cosas, por la ventaja de poder acceder a más lectores, internacionales, por ejemplo, es bueno contar con estas plataformas, pero no es recomendable dejarles todo el trabajo.


A la hora de vender, más que una plataforma milagrosa lo que se necesita es una estrategia de marketing, construir una comunidad de lectores, buscarlos en vez de esperar a que se topen con tu libro por suerte. Esto puede tomar tiempo, pero puedes hacerlo a la par con la escritura de tu libro, puedes utilizar las redes sociales para crear publicaciones sobre el tema de tu libro, hacer videos mencionando apartes o consejos de tu libro que se pueden ampliar con la lectura del texto completo, compartir capítulos, hacer un blog, un podcast, talleres virtuales, etc.; lo importante es crear canales a través de los cuales las personas se interesen, interactúen y que además, conecten con tu libro.


Cuando existen personas que se interesen por los mismos temas que tú, algo como una comunidad de lectores interesados en tu discurso, puede resultar mejor crear una pagina o un canal de ventas previo a la publicación del libro. No tiene que ser un portal de pagos sofisticado, más bien una pagina informativa en la que las personas conozcan el contenido de tu libro, la manera de contactarte, el precio, las opciones de pago y los pasos a seguir para recibir la versión digital del libro, que bien puede ser mediante un correo de confirmación una vez recibido el pago.


Así, bien puedes diseñar una plantilla web simple como esta o hacer historias o publicaciones destacadas que respondan a preguntas como estas: ¿a quién está dirigido este libro?, ¿qué beneficio ofrece?, ¿cómo contactarte?, ¿cuáles son los medios de pago?, ¿qué versiones del libro están disponibles?, ¿cómo recibirlo?, ¿qué opiniones ha generado el libro?, ¿quiénes lo recomiendan?


Y bien, ¿ya estás listo para hacer que tu libro alcance a otros? Por más que este puede parecer un proceso largo y agobiante, ten siempre en mente que el esfuerzo será recompensando cuando conectes con otros. Mucha suerte.



gif


Sea que contrates a un escritor fantasma (Ghostwriter o escritor por encargo) o si lo escribes tú mismo, no olvides utilizar estos consejos para que tu autobiografía logre ser una historia extraordinaria.

43 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo