• UVR escritores fantasma

Trucos para mejorar la redacción de tu libro de no ficción

Si hay algo maravilloso sobre los libros de no ficción es su amplio espectro, son tan variados sus temas y posibilidades que se convierten en un portal hacia la escritura dispuesto para cualquier persona.


En este tipo de textos cuenta más la intención comunicativa y la experiencia comprobada por la vivencia propia que un discurso aprobado por un comité de expertos, por lo tanto, desde profesionales hasta emprendedores afortunados dispuestos a compartir una experiencia de manera significativa y motivante pueden aventurarse a escribir.


Ahora bien, teniendo en cuenta que el libro de no ficción debe ser sobre todo un escrito entendible, claro, sencillo y lo más honesto posible, a continuación te compartimos algunos trucos de redacción que favorecerán el proceso escritura y la comunicación que establezcas con tus lectores. ¡Vamos allá!


1. La observación como punto de partida


Un hábito que sin duda mejora la escritura es la observación, la atención por el detalle. Nuestros ojos todo el tiempo están enviando información al cerebro, pero hay que ir más allá, pasar del estímulo a la formulación de ideas.


Observar a las personas en su cotidianidad, los espacios que nos rodean y con los que interactuamos a diario o incluso visitar nuevos lugares con la disposición de impresionarse o relacionarse emocionalmente puede ser un detonante del ejercicio creativo, y también aportan nuevas ideas o una manera de reformar y ampliar las que ya se tienen.


Ver las noticias, interesarse por la vida de otros puede ayudarte a encontrar una conexión entre tus experiencias y preocupaciones personales con las realidades de los demás. Esto nos llevará el siguiente consejo, qué hacer con esa observación activa.


2. Deja por escrito (en físico) las ideas principales a desarrollar


Escoge una agenda o un archivo exclusivamente para las notas de tu posible libro y llévalo contigo todo el tiempo, es importante que pongas tus ideas por escrito puesto que esto te permitirá recordarlas, ordenarlas y clasificarlas más adelante.


Anota todo aquello que te llame la atención de manera especial, pues puede resultar una lista de posibles temas, títulos, personajes, lugares o situaciones sobre los que te gustaría escribir en detalle más adelante. Ver estos posibles temas por escrito te permitirá incluso hacer una checklist con aquellos elementos que más te interesan para llevar un registro y no repetirlos.

3. Realiza una investigación


Una vez hayas establecido un tema de tu interés, es necesario ampliar tu experiencia sobre él, pues entre más confiado te sientas en que lo dominas y en que tienes cosas importantes para decir, más fácilmente fluirá la escritura. Y es que no podemos olvidar que para escribir un libro de no ficción la investigación es uno de los procesos más importantes, es indispensable tener certeza de lo que se diga y, si es posible, pruebas contundentes, para infundir con esa seguridad al lector, pues debe sentir y estar convencido de que los que dices tiene sentido y resultará funcional y realizable.


Además, también es de primera necesidad que el contenido sea actual, por lo que necesitarás indagar todo lo posible en la temática del libro, incluyendo los puntos de vista de otros, lo que ya está escrito, pues nadie lo sabe todo acerca de algo.


4. Busca tu manera de narrar


Sin duda muchas personas ya han escrito sobre el tema que hayas escogido, pero no te preocupes siempre habrá otra manera.


Como parte de tu investigación, luego de leer los libros de otros, lo importante es saber qué información te puede ser útil. Primero selecciona aquellos que te gustaron, ya sea por su estructura o por su manera de narrar, no en aras de copiarlos sino para ayudarte a formar tu propio plan de escritura.


En esa lectura preliminar puedes hallar ese tono que quieres que tu libro tenga, que puede ser desde uno especializado hasta uno más cercano, un narrador que acompañe al lector (del tipo haz esto, te propongo esto) o una narración en primera persona más reflexiva.


Lo interesante de este momento es identificar esos elementos que fusionan y que se repiten en varios libros para tratar de modificarlos, darles otro matiz, una gran estrategia consiste en generar expectativas, por ejemplo, si la mayoría de los libros dan 10 pasos para hacerse vegano tú puedes buscar una manera de simplificar esa cantidad, si la mayoría de libros proponen que la dedicación es la manera más efectiva de mejorar en el dibujo tú le puedes apostar a otra cosa, algo como, la experimentación, otra manera de acercarse al dibujo, etc. La clave es analizar los resultados de tu investigación y proponer otra manera, tú manera como otra alternativa creativa.


5. La claridad del texto es clave


No busques que tu libro sea el mejor escrito, sino es el que más se relacione con su lector, el que más piensa en él.


Recuerda que el objetivo del lenguaje es comunicar: frases cortas, párrafos cortos, palabras conocidas. Piensa que el lector es un amigo al que quieres ayudar contándole una historia. Puedes empezar por explicar procesos que no tengan que ver con tu libro a manera de ejercicio, por ejemplo: cómo cepillarse los dientes, cómo preparar un café, cómo hacer un nudo de corbata, siempre apuntando, mediante una serie de acciones o recomendaciones sencillas, a que el mensaje y la intensión sean claros.


En estos ejercicios también puedes jugar a explicar mediante el humor o llegar a descubrir metáforas. Puedes compartirle estos ejercicios a un amigo sin decirle qué proceso estás describiendo para corroborar que lo entienda y lo identifique. Esto te ayudará a tener más experiencia a la hora de explicar procesos más complejos en tu libro.


6. Un grupo de amigos lectores


Tu libro no es solo para ti, es sobre todo para los otros, por esos sus opiniones cuentan, un gran truco podría ser conseguir un grupo de amigos que quieran leer tus avances y darte opiniones honestas, que te digan qué han entendido, si se perdieron en algún momento, o si alguna parte les ha parecido confusa o aburrida.


Encontrar este grupo de personas puede parecer difícil, aunque creas que nadie haría esto sin recibir un pago o una compensación, lo cierto es que muchas personas como tú, que quieren escribir, estarán dispuestas a ayudarte. Para encontrarlas lo más sencillo sería inscribirse a algún taller de escritura, pues allí siempre hay espacios para compartir los textos y recibir retroalimentación, gente dispuesta a leer y ser leídos; en estos momentos la oferta de estos espacios está muy de moda, de seguro encontrarás alguno llamativo, un club de lectura también puede ser una buena opción. La creación no tiene por qué ser un proceso agobiante y solitario.


Algunos consejos adicionales para redactar tu libro

  • Utiliza conectores lingüísticos para dar cohesión al texto.

  • Emplea sinónimos para no repetir palabras, existen muchos diccionarios de sinónimos en internet.

  • Establece una meta diaria de escritura, por ejemplo: 1 o 2 páginas por día, esto te llevará a cumplir el objetivo de ver tu libro terminado de forma efectiva y en un menor plazo.

  • Construye un checklist con los temas que deseas tratar en tu libro, luego, cuando estés escribiendo, marca aquellos temas que vas abordando, con el fin de no repetirlos en el texto, a menos que sea necesario hacerlo.

  • No te devuelvas después de cada párrafo escrito a ver cómo vas. Este ejercicio puede causarte frustración al pensar que no lo estás haciendo bien y es muy probable que decidas no seguir por el bloqueo generado, de manera que perderás ese impulso de avanzar en tu libro; ten en cuenta que en un párrafo o en una frase es imposible establecer si el escrito en general quedará como tú quieres; espera a que hayas terminado de desarrollar la idea que tienes en mente y luego sí lee lo escrito a ver qué puedes mejorar. Así, con cada avance estarás un paso más adelante de terminar la escritura de tu libro.

Tu libro de no ficción solo está esperando a que empieces, pon en práctica estas recomendaciones y hazlo ahora.



gif


Sea que contrates a un escritor fantasma (Ghostwriter o escritor por encargo) o si lo escribes tú mismo, no olvides utilizar estos consejos para que tu autobiografía logre ser una historia extraordinaria.

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo